jueves, 17 de marzo de 2011

FotoPeriodismo.

por Mariana Castro

Imágenes del primer viaje



La codicia y el egoísmo fueron las características con las que, Rosa Cañicul, una abuela mapuche de 100 años, definió a quienes la expulsaron a ella, y a otros tantos más, de las tierras que le pertenecían a su pueblo. Además de recalcar el proceso de sometimiento que padecen desde aquel momento.



A pesar de los atropellos sufridos durante años, hoy en día la comunidad mapuche Painefilu posee una escuela intercultural en la cual los niños que concurren diariamente aprenden oficios tradicionales de la cultura que les es propia. Entre otras actividades se les enseña el manejo del telar, y el uso de instrumentos típicos de su pueblo.



Aunque los paisajes nos sitúen en un escenario maravilloso, los adultos mayores de la comunidad mapuche Painefilu recuerdan con la crudeza que fueron tratados y obligados a deshacerse de a poco de su cultura, por quienes son ahora los dueños de los campos que hace años les pertenecían.





Además del primer encuentro de capacitación en radio, en la escuela secundaria a la que concurren jóvenes mapuches se dio una charla acerca de las oportunidades y posibilidades que otorga la Universidad Nacional de La Plata a aquellos que quieran continuar sus estudios. Varios chicos se mostraron interesados en continuar una carrera universitaria.



En la escuela nº 357 de la comunidad Painefilu fueron dados los cursos de capacitación en radio a jóvenes comunicadores mapuches que, en el transcurso de los días en que tuvo lugar el encuentro, discutieron acerca de las realidades de su pueblo, y su rol en el presente y el futuro, que implica una resignificacion y difusión de su cultura.


El orgullo de haber recuperado la ESCUELA para la comunidad


Los alumnos del secundario cursan sus materia en casillas llevadas hasta el lugar por el gobierno provincial

No hay comentarios:

Publicar un comentario